De Bakstreet Boys a All Saints, un recorrido a través de las resurrecciones noventosas.

Mientras aquí en Buenos Aires cuatro de las cinco integrantes de Bandana compartieron un brunch palermitano y crearon frenesí en las redes sociales, en el resto del mundo las reuniones de las grandes bandas pop son moneda corriente y un negocio en sí mismo.

No se trata, sin embargo, de una fórmula perfecta: en la mayoría de los casos la nostalgia no es suficiente como para revivir el esplendor del pasado y hasta los más fanáticos se quedan con un sabor agridulce al ver a sus ídolos fuera de forma y tratando de realizar con esfuerzo las piruetas que tan fácilmente les salían en la adolescencia. Aquí, cinco reencuentros de bandas pop:

BACKSTREET BOYS

Con 130 millones de discos vendidos en todo el mundo, Backstreet Boys es la boyband por definición, responsable de un estilo que heredó de los New Kids on The Block pero que el conjunto consolidó y mejoró en los 90.

Tras una década de lanzar discos exitosos y recorrer el mundo, en 2002 la fama los hartó y cada uno decidió hacer su camino. El hiato duró poco pero cuando en el discoIncomplete se lanzó en 2005, la boyband ya se parecía a una «man band», las adolescentes que gritaban en los aeropuertos ahora trabajaban en oficinas y no podían pedirse el día libre. Además, el negocio musical había cambiado radicalmente.

Pero ahora siguen grabando y girando: en junio del año pasado tocaron en el Luna Park.

 

SPICE GIRLS

Tomaron el mundo por asalto en 1994 con «Wanna Be», la canción que aún hoy se escucha en karaokes alrededor del mundo, pero fueron una estrella fugaz: para 1998, Geri -la colorada, la del memorable vestido con la bandera inglesa- se había ido y un año después se separaron.

Las Spice Girls regresaron en 2007 con dos canciones nuevas sin mucho brillo y una gira de menos de 50 conciertos por todo el mundo, que suspendieron antes de llegar a Buenos Aires, tal como habían prometido. En 2012 se presentaron en el cierre de los Juegos Olímpicos de Londres y dejaron en claro que nadie podría jamás ocupar su lugar… ni siquiera ellas mismas.

Con regularidad circula el rumor de que van a volver a grabar pero el principal obstáculo es Victoria «Posh Spice», quien está más interesada en seguir con la moda que en volver a cantar.

 

TAKE THAT

A pesar de su sofisticación y refinamiento, Inglaterra también cayó bajo los encantos de la moda de las boybands hace 15 años. Gary Barlow, Mark Owen, Howard Donald, Jason Orange y Robbie Williams formaron la agrupación en Manchester en 1990 y en seis años habían conquistado Europa y gran parte de América Latina.

Williams, siempre rebelde, fue el primero en renunciar a la banda y en 1996 todos sus integrantes decidieron probar suerte como solistas. Sólo el fugaz amor de Amalia Granata logró ser exitoso y en 2005 los cuatro cantantes restantes regresaron a un estudio para grabar una canción, lanzar una placa de Grandes Éxitos y realizar una gira que batió récords. La repercusión los animó a seguir juntos y en 2010 volvieron brevemente a ser un quinteto con todos sus cantantes originales.

Desde 2014 son un trío -con Barlow, Donald y Owen- y siguen editando canciones como estas:

 

FIVE

Siempre fueron la versión «segunda marca» de Backstreet Boys y Take That pero su suceso en territorios insólitos como Malasia o la Argentina les reportó 20 millones de discos vendidos, un número que hace ilusionar hoy incluso a los One Direction.

El quintento fue creado por los productores de las Spice Girls en 1997 y lanzaron tres discos hasta 2001, cuando se separaron. Un giro inesperado del destino -o, sencillamente, un montón de dinero- hizo que grabaran una versión de «We Will Rock You» con Queen.

En 2013 un productor de televisión inglés tuvo la gran idea de un reality show para grupos musicales exitosos en los 90. Así nació The Big Reunion, en donde se mostró cómo los miembros de la banda -y sus colegas de Atomic Kitten y B*Witched, entre otros- sacaban viejos trapitos al sol en cámara y luego salían a tocar:

 

ALL SAINTS

Los que crecimos en los 90 recordamos a las All Saints, una versión más refinada y menos escandalosa de las Spice Girls, formadas por dos hermanas canadienses y dos chicas inglesas. Su primer disco incluyó varios hits, incluyendo «Never Ever», que se mantiene como la canción más exitosa en los charts ingleses de un grupo pop luego de «Wannabe» de las Spice Girls. Su mayor suceso, sin embargo, es haber impuesto los pantalones cargo en las mujeres, una marca registrada de sus cantantes.

El cuarteto lanzó sólo dos álbumes antes de separarse en 2001 y cinco años después regresaron con placa nueva pero pocas ventas y volvieron a disolverse. A finales de enero, sin embargo, anunciaron un regreso. A comienzos de abril habrá nuevo disco, intitulado Red Flag, y este mes ya sonará el primer corte:

Fuente: Rolling Stone