Se podría decir que caminar con esos tacos es un deporte extremo. Y si a eso le agregamos caminar sobre una mesa, en pleno escenario, el panorama se complica. Sino, pregúntenle a Ariana Grande, que se pego un porrazo en pleno show.

La cantante está en medio de su «Sweetener World Tour». Y le toco visitar el Tampa Amelie Arena, en Estados Unidos. Venía, diosa, dominando el show. Derrochando talento y belleza, su presentación era un éxito. Pero un mal paso casi lo arruina todo.

Es que en plena coreografía, sobre una mesa, dio un paso en falso y empezó a derrumbarse lentamente. Su destino era caer más de un metro y pegar contra el piso. Sin embargo, algunas desgracias tienen algo de suerte y cayó en los brazos de uno de sus bailarines.

Como Ariana Grande tiene mil escenarios y mucho talento, lejos de ponerse mal, siguió como si nada hubiera pasado. A veces, un tropezón sí es caída. (TN)