Con un curioso diseño, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Seul logró crear un drone con un brazo plegable. De esta forma, el particular recurso puede dotar con múltiples funciones a los robots y vehículos aéreos para operar en tareas complejas en espacios reducidos.

En esta ocasión, los investigadores del Centro de Investigación de Robótica Blanda (Soft Robotics) aplicó las premisas del plegado del origami para crear un brazo extensible implementado en un drone. Este prototipo pesa menos de 260 gramos, tiene solo 40 milímetros de grosor y puede extenderse hasta 700 milímetros tras accionar el mecanismo mediante un cable y un motor eléctrico.

El brazo flexible es liviano y resistente a la vez, y un módulo de 28 gramos puede soportar 12 kilos de peso. Con el principio del plegado perpendicular basado en la técnica del origami, los investigadores de la Universidad de Seul planean desarrollar más prototipos de este mecanismo simple para ser aplicado a diversas tareas de forma remota mediante un robot o un drone.

Este tipo de desarrollos de soft robotics buscan desarrollar prototipos alternativos a los modelos rígidos conocidos a la fecha mediante el uso de mecanismos que se pueden empujar, estirar, doblar, retorcer y levantar peso. Muchas de estas propuestas se inspiran en diseños biológicos, como los movimientos de un pez o una serpiente, y permiten llevar a cabo diversas tareas que no pueden ser realizadas por los robots tradicionales. (LN)