El pianista húngaro Gergely Boganyi dedicó diez años de su vida a este prototipo, que está hecho de fibra de carbono y costó 1,5 millones de dólares.

pianno

El instrumento más utilizado en la historia de la música moderna no ha sufrido alteraciones en su diseño convencional en más de 100 años. Por eso es tan ambicioso este proyecto, que se propone adaptarlo al siglo XXI.

Gergely Boganyi dedicó unas 8.000 horas, distribuidas en diez años, al diseño y confección de un nuevo formato de piano, que asegura reinventará la música clásica tal como la conocemos. Él solo trabajó en un taller de Budapest, financiado principalmente por el Gobierno de Hungría.

La primera gran innovación del piano Boganyi es el material. Deja completamente de lado la madera, y en su lugar usa fibra de carbono.

También cambia considerablemente la forma. La tres patas convencionales son reemplazadas por dos que se unen en el centro y van desde afuera hacia adentro. Además toda la estructura parece más aerodinámica, con la intención de proyectar mejor el sonido.