El hit más inesperado del año es, por lejos, el cover que hizo Weezer de “África”, el clásico de Toto. El chiste lo sugirió una fan en Twitter, y devolvió a la banda a los rankings.

Aunque parezca un blef, la jugada es una forma cada vez más interesante para que las bandas de rock recuperen algo del espacio que vienen perdiendo en el mainstream. Al menos otros 15 covers de rock han hecho mella en los rankings en los últimos dos años, desde Avenged Sevenfold con “Whish you were here” de Pink Floyd hasta Hell Yeah transformando “I don´t care anymore” de Phil Collins.

“Los sellos están tratando de que sus artistas de rock puedan ganar visibilidad de la forma que sea”, dice Tyler Connolly, cantante principal de Theory of a Deadman, cuya versión de Wicked game” de Chris Isaak está traccionando fuerte en radio. “Los covers han sido una forma efectiva de hacerlo”.

Connolly cree que un cover es más valioso que nunca ahora que el streaming ha hecho que tanta música esté fácilmente disponible. “Es mucho más difícil para un sello difundir una banda nueva pensando: ´Bueno, tenemos que tratar de hacer que esta nueva canción tuya empiece a rotar en la radio´. En cambio, si es un cover, ya todos saben el nombre de la canción y pueden encontrarla más fácil y de diferentes formas.
Además, ¡hay muchas playlists de covers! (LN)