«Rueda, mi amigo, música y son, keep on rolling, like a rolling stone…«, le recita Pedro Aznar a su querido amigo, Charly García, para luego fundirse con él en un abrazo que todos quisiéramos que fuese interminable.

Aznar fue uno de los invitados al festejo de los 68 años de Charly, que se realizó el martes en Puerto Madero. Allí, Charly dio un pequeño concierto para un reducido grupo de invitados, privilegiados asistentes a un minirecital que incluyó varios clásicos de la trayectoria solista del músico, algunos covers y también un par de temas de Serú Girán.

Fue precisamente entonces cuando Aznar su sumó, bajo en mano, a la banda integrada por los chilenos Kiuge Hayashida y Toño Silva, más el ‘Zorrito’ Fabián Quintiero, para interpretar No llores por mí Argentina y Peperina.

Posteriormente, en su cuenta de Twitter, el bajista y compositor compartió un video en el que le muestra a Charly un libro que le regaló. Le lee un poema y luego le exhibe una serie de fotos. «Me lo voy a devorar», le dice Charly como muestra de agradecimiento.

La relación de Charly y Pedro viene de lejos, cuando en 1977 el bajista se sumó a la mítica banda de rock nacional Serú Girán, con Charly a cargo de los teclados y como una de las voces principales, junto con David Lebion, y con Aznar como bajista y tecladista, además de cantante.

Tras su salida y la disolución de la banda, Aznar participó de la grabación de varios álbumes solistas de García, entre ellos los dos primeros, Yendo de la cama al living Clics modernos, también grabaron dos álbumes, Tango (1986) y Tango 4 (1991), y compartieron distintos cruces sobre diferentes escenarios, a lo largo de las últimas tres décadas, con la reunión de Serú incluida, en 1992. (Clarín)