Taylor Swift, Kendrick Lamar y Bruno Mars fueron los grandes ganadores de la 58º edición de los premios más importantes de la industria musical

La 58º entrega de los premios Grammy dejó grandes actuaciones, varios homenajes emotivos y algunas sorpresas. Entre los ganadores más importantes estuvieron Taylor Swift (Mejor Álbum del Año por 1989),Bruno Mars (Mejor Grabación del Año, «Uptown Funk»), Kendrick Lamar (Mejor Álbum Rap por To Pimp a Butterfly y Mejor Actuación Rap, «Alright») y los Alabama Shakes, que se quedaron con las categorías de Mejor Actuación Rock («Don’t Wanna Fight»), Mejor Canción Rock (ídem) y Mejor Álbum Música Alternativa (Sound and Color). «Mi corazón está por estallar», confesó sobre el escenario Brittany Howard, cantante de la banda blusera.

En cuanto a los shows, hubo de los más variados y con unas puestas en escena descomunales, como el de Kendrick Lamar con una fogata gigante detrás, y se lucieron los tributos a Lionel Richie (¡terminó subiéndose a cantar él mismo!), David Bowie (Lady Gaga se dio el gusto de ser Ziggy Stardust por un rato, con peluca naranja incluida, y un set que recorrió «Space Oddity», «Changes», «Fame», «Let’s Dance» y «Heroes»), Glenn Frey (sonó «Take It Easy», clásico de los Eagles), B.B. King, Michael Jackson y Lemmy Kilmister (a cargo de los Hollywood Vampires, combo heavy que reúne a Alice Cooper, Joe Perry y Johnny Depp). Estos últimos, que tocaron por primera vez en televisión, hicieron «Ace of Spaces» de Motörhead, tras una afectiva presentación de Dave Grohl. «Muchos tocamos rock and roll, pero no todos somos el rock and roll. Lemmy era el rock and roll», comentó el líder de Foo Fighters.

Fuente: Rolling Stone