Joaquín Sabina, de 69 años, recibió hoy el alta hospitalaria tras sufrir una tromboflebitis en la vena iliofemoral de la pierna izquierda.

Por ese motivo tuvo que ser ingresado el pasado 21 de abril a un centro de salud de Madrid, indicaron a la agencia EFE fuentes de ese lugar.

Sabina estuvo una semana hospitalizado para recuperarse del problema circulatorio que le detectaron. De hecho, por esta delicada situación, el cantante tuvo que suspender el concierto que tenía previsto en La Coruña -noroeste de España- el pasado 21 de abril.

Sin embargo, el show se brindará en la misma ciudad el próximo 21 de junio.

No es la primera vez que le pasa una situación similar al cantautor español. Ya en 2010, el 16 de septiembre, el cantante tuvo que posponer un concierto previsto en el Palau de Barcelona debido a una caída doméstica.

Ese mismo año, en mayo, cuando estaba a punto de ofrecer sus primeros 3 conciertos en Estados Unidos (Nueva York, Miami y Los Ángeles), tuvieron que ser suspendidos por problemas intestinales, que el músico atribuyó a una “diverticulitis aguda”.

 

También problemas de estómago lo llevaron a abandonar el escenario a los 20 minutos de comenzar el primer concierto -13 de diciembre de 2014, en Madrid-, de la gira “500 noches para una crisis”.

El 10 de marzo 2017 publicó “Lo niego todo”, un disco con temas nuevos y en solitario, el primero en 8 años, tras “Vinagre y rosas”. Ese mes, Sabina tuvo que reprogramar las fechas de sus conciertos en Iberoamérica debido a que fue operado de una hernia ventral. (EFE- Clarín)