En la era de la tecnología, donde todo está a tan solo un “click” de distancia, los contenidos audiovisuales deben adaptarse a los nuevos dispositivos o perderse en el olvido.

En este sentido, son las series que se reproducen en las plataformas de streaming de contenido multimedia, como Netflix, las que están ganando la batalla del entretenimiento y saciando la sed de consumo del usuario.

El Smart TV, la nueva herramienta utilizada para observar al usuario.

Al mismo tiempo, en este marco son muchas las compañías que buscan aventajar al resto y averiguar los gustos de la amplia mayoría. ¿Pero, cómo? Como decíamos, en la era de la tecnología, las herramientas son muchas y complejas. Solo basta con leer lo que ocurrió con Facebook y las fallas de seguridad que permitieron el uso o abuso de los datos privados de sus usuarios.

Pero no solo a través de Facebook, las empresas pueden analizar los gustos de las personas. Según una nota publicada en The New York Times, estos tan preciosos y valiosos datos pueden ser obtenidos –a veces sin conocimiento del usuario- durante una noche de cena frente al televisor, más aún si se trata de una tevé inteligente, mejor conocida como Smart TV.

Mark Zuckerberg pidió formalmente disculpas ante el Senado norteamericano

En los últimos años, las empresas que se encargan de analizar estos datos aprovecharon el avance de la tecnología para identificar de inmediato lo que la gente está viendo en los televisores conectados a Internet, y luego usar esa información para enviar anuncios dirigidos a otros dispositivos en sus hogares, como Smartphones o Tabletas, por mencionar algunos.

¿Nunca les pasó de haber visto tal película o buscado en Youtube a través del Smart TV algún que otro video, y que de repente te salte una publicidad relacionada a este tema? Bueno, esta sería la razón. Los profesionales del marketing, siempre deseosos de alcanzar sus metas, hicieron propias tales tácticas o prácticas para satisfacer el “consumismo” del usuario promedio.

Pero las compañías que basan su futuro en estas prácticas se tuvieron que enfrentar al escrutinio de los reguladores y defensores de la privacidad, sobre cuán o tan transparentes son con los usuarios. Según el medio neoyorkino, Samba TV es una de las compañías que se encargan de obtener estos datos a través de la pantalla de un Smart TV.

La pantalla de opción para Samba Interactive TV.

Samba TV es una de las compañías más grandes de Estados Unidos que hace un seguimiento de la información del espectador para hacer recomendaciones de espectáculos personalizados. La compañía informó que recopiló datos de visualización de 13,5 millones de televisores inteligentes en Estados Unidos, y recaudó 40 millones de dólares en fondos de riesgo de inversores.

Esto llevó a Samba TV a cerrar acuerdos con Sony, Sharp, TCL y Philips, entre decenas de muchas otras, para colocar su software en ciertos televisores. Cuando las personas instalan sus televisores, una pantalla los insta a habilitar un servicio llamado Samba Interactive TV, diciendo que recomienda programas y ofrece ofertas especiales para todo público.

Pero este mensaje, que dice algo así como “reconociendo astutamente el contenido en pantalla” y tiene el botón de habilitar a su lado, no detalla cómo usa mucha de esa información que la empresa recopila para hacer esas recomendaciones. A fines de 2016, desde Samba TV afirmaron que más del 90 por ciento de las personas eligió habilitar el programa en el televisor.

Una vez habilitado, Samba TV puede rastrear casi todo lo que aparece en el televisor leyendo píxeles para identificar programas y anuncios de red, así como también programas en Netflix y HBO e incluso videojuegos que se reproducen en el televisor. Incluso la compañía ofreció, según el The New York Times, la posibilidad analizar los gustos políticos de cada persona.

Samba TV analiza lo que está viendo el espectador en el Smart TV.

Por ejemplo, si la gente ve medios de comunicación conservadores o liberales o qué debate presidencial del partido sintonizaron. El gran atractivo para los anunciantes, que incluyeron a Citi y JetBlue en el pasado, y ahora a Expedia, es que Samba TV también puede identificar otros dispositivos en el hogar que comparten la conexión a Internet de la televisión.

Desde Samba TV sostienen que se adhirieron a las pautas de privacidad de la Comisión Federal de Comercio y afirman que no venden directamente sus datos. Los anunciantes solo pueden pagarle a la compañía para que dirija publicidades a otros aparatos en un hogar después de que se publiquen sus comerciales en distintos programas de televisión.

A fines de 2017, alrededor del 45 por ciento de los hogares que tienen un televisor en los Estados Unidos, disponen de uno inteligente tenen al menos un televisor inteligente, según los datos de IHS Markit. Samba TV tiene su sede en San Francisco y cuenta con alrededor de 250 empleados.

Samba TV recopila una gran cantidad de información. Samba TV recopila una gran cantidad de información.

El mensaje de Samba TV que aparece en la tevé reza: “Interactúa con tus programas favoritos. Obtenga recomendaciones basadas en el contenido que ama. Conecte sus dispositivos para contenido exclusivo y ofertas especiales. Al reconocer hábilmente el contenido en pantalla, Samba Interactive TV le permite interactuar con su televisor de una manera completamente nueva”.

La información que recopila Samba TV

*La dirección IP, las horas y fechas en las que se conecta el usuario, como también el modelo y marca del televisor.

*Localización específica.

*Si se usa la app desde un smartphone, envía una señal para comprobar si también se abre desde un Smart TV.

*Todo el contenido que reproduce el televisor; no envía información si estamos viendo un vídeo que no es capaz de identificar, como vídeos caseros.

*El título del contenido que se está viendo, la cantidad de tiempo que viste ese contenido y “otra información” del mismo.

*Las apps que son usadas en el Smart TV.

*Los dispositivos que se conectan al SmartTV.

El medio estadounidense cerró remarcando que Samba TV es de gran ayuda para los fabricantes de televisores, cuyos márgenes de ganancia por vender conjuntos pueden ser escasos, ya que paga a compañías como Sony para incluir su software y “subsidia una pequeña parte del hardware de televisor”, según había detallado la propia empresa. (Big Bang News)