Paul McCartney volvió este domingo a la cima de ventas en los Estados Unidos. El último trabajo del ex beatle, “Egypt Station”, se ubicó en el número 1, un puesto que McCartney no conseguía desde hace 36 años.

El álbum de 16 temas -en el que el ex bajista de los Fab Four experimenta con una sensación rockera más joven, además de su clásico sonido de The Beatles- es el primero de Paul en su etapa solista que debuta en en la cima del ranking Billboard de los Estados Unidos.

La leyenda inglesa, que a los 76 años tiene un agitado calendario de giras, no escatimó esfuerzos promocionales para el álbum. Fue protagonista de apariciones estelares en los programas de ese país, entre las cuales se destacó su participación en el show de Jimmy Fallon: junto con el anfitrión, sorprendió a los desprevenidos ocupantes de un ascensor.

Tapa del álbum “Egypt Station”, de Paul McCartney.

Además, el 7 de septiembre -día en que se lanzó “Egypt Station- ofreció un concierto gratuito dentro de la Grand Central Station de Nueva York, transmitido por streaming a través de su canal de YouTube.

Sin embargo, las ventas no alcanzaron la cima en Gran Bretaña, donde su flamante álbum debutó en el número tres, con el sorpresivo trabajo de Eminem, “Kamikaze”, reinando por segunda semana.

“Egypt Station” vendió el equivalente a 153.000 copias en los Estados Unidos en la semana posterior a su lanzamiento el 7 de septiembre, según el servicio de rastreo Nielsen Music.

Inusualmente para un álbum que lidera las listas, prácticamente todas las ventas fueron compras tradicionales en lugar de adquisiciones en streaming o pistas descargadas individualmente.

McCartney, quien encabezó la lista como artista solista en 1982 con “Tug of War”, logró la segunda brecha más grande entre los álbumes número uno para cualquier artista.

El récord lo tiene Johnny Cash, fallecido en 2003. El genio del country retornó al trono en julio de 2006 con “American V: A Hundred Highways”, uno de los discos póstumos de la serie que recuperó su figura a nivel mundial. Anteriormente se había posicionado en lo más alto con “At San Quentin”, en septiembre de 1969, estableciéndose después una ausencia de 36 años y 10 meses, 7 meses más que en el caso de Paul.

Desde “Tug of War”, McCartney también ha alcanzado el número uno cuatro veces en los Estados Unidos con las antologías de The Beatles. (Clarín)