Ya es oficial: Rihanna es la cantante más rica del mundo. Así lo ha determinado la revista Forbes, quien sitúa a la de Barbados en la lista por encima de grandes leyendas femeninas de la música como Madonna, Celine Dion y Beyoncé. La artista ha sabido ampliar sus negocios más allá de la música creando una industria propia que le ha proporcionado un valor neto de más de 600 millones de dólares.

Rihanna publicó su primer disco a los 21 años y fue gracias al mega hit Umbrella que su nombre coronó las listas de ventas de todo el mundo. Desde entonces, su carrera ha sido imparable y ha logrado convertirse en una de las divas de la música pop.

No obstante, Rihanna lleva tres años sin publicar un disco. El último fue Anti, un álbum que llegó tras cuatro años de parón después de sacar a la venta Unapologetic, el trabajo donde se incluyó su gran éxito Diamonds. Pero que nadie crea que Rihanna no ha estado trabajando durante todo este tiempo.

La artista de Barbados ha focalizado sus esfuerzos en la línea de ropa interior y de maquillaje que ha presentado bajo el nombre de Savage X Fent y Fenty Beauty, jugando así con su apellido en la vida real. Y las ganancias que ha obtenido por estos negocios han sido tan altas que han ayudado a situarla a la cabeza de la lista de cantantes femeninas más ricas de Forbes.

A sus 31 años, Rihanna ha conseguido amasar una fortuna de 600 millones de dólares que supera los 570 de Madonna, los 450 de Celine Dion y los 400 de Beyoncé cuyo marido, Jay-Z, acaba de ser nombrada la primera estrella del rap multimillonaria.