Taylor Swift lanzó el viernes 10 Reputation, su nuevo álbum. Sin embargo, en los últimos días, se habla casi más de la propia reputación y de las polémicas legales de la cantante estadounidense que de su música. Esta semana se hizo público que sus abogados enviaron una carta a PopFront, un blog de cultura y música independiente de California, para que se retractara y eliminara un polémico artículo sobre Swift. El motivo del envío de la carta puntualizaba en cómo la nota de la autora Meghan Herning trazaba una supuesta relación entre la mundialmente famosa artista y grupos supremacistas blancos.

Según las palabras de Herning, algunos de estos grupos han usado las populares letras y videos de Swift para promocionar sus creencias, lo que, en opinión de la autora del texto, implica que la artista los apoya por no haberlos denunciado y condenado públicamente. “Si bien los músicos pop no son líderes mundiales respetados, tienen una gran audiencia y su música a menudo refleja sus valores. Así que el silencio de Taylor no es inocente, está calculado”, disparó Herning.

“Look What You Made Me Do”, en el centro de la polémica

Según establece el artículo del blog – que cuenta con apenas 1500 seguidores entre Facebook y Twitter -, el primer single de Reputation, “Look What You Made Me Do”, tiene varias referencias y guiños a los mencionados grupos supremacistas. “La dulce imagen de víctima de Taylor es el vehículo perfecto y la metáfora de la victimización percibida por los supremacistas blancos”, asegura Herning. De acuerdo a lo que se infiere del texto, el video apoya la idea de una jerarquía racial y muestra algunas escenas que guardan similitudes con los ejércitos de Adolf Hitler en la Alemania nazi.

Taylor Swift, ¿amenaza contra la libertad de expresión?

Como respuesta al artículo, publicado a finales de octubre y que continúa online, el equipo legal de Swift envió una carta a Herning exigiendo la retirada y rectificación de una historia “probadamente falsa y difamatoria”. Según esta misiva, publicada en la web de UCLA (la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles) y reproducida por medios estadounidenses como The Washington Post, la cantante está “preparada para proceder legalmente” si no se aceptan sus peticiones. Asimismo, los abogados de la cantante niegan que su clienta se haya mantenido en silencio sobre las últimas polémicas protagonizadas por grupos supremacistas blancos y que, si lo hubiera hecho, ese silencio “no significa apoyo”.

Por el contrario, La UCLA considera que los argumentos de Swift no tienen sustento, que sus reclamos al blog serían antagonistas del derecho a la libertad de expresión y que el artículo de PopFront no es más que una mezcla de discurso político y comentarios críticos, que aborda el hecho de que “aparentemente, algunos supremacistas blancos” han tomado a Swift como referente “junto con una interpretación crítica de parte de su música, letras y videos”.

Según The Washington Post, el equipo legal de la estrella pop no respondió a las solicitudes de entrevistas, y esta no es la primera vez que ella utiliza a sus abogados para denunciar a quienes la vinculan con grupos supremacistas. En 2013, su team legal exigió a la red social Pinterest eliminar imágenes de la artista que fueron publicadas tras ser manipuladas por una adolescente, quien añadía en ellas frases de Hitler como si fueran citas de Swift.

El rotundo descargo de Herning. “La prensa no debería ser intimidada por abogados bien pagados. Estas tácticas de miedo pueden haber funcionado para Taylor en el pasado, pero yo no voy a dar un paso atrás”, le contó la autora del polémico artículo a la revista Variety . (LN)