El próximo 8 de diciembre se cumplen 40 años del infame asesinato de John Lennon, uno de los crímenes más famosos del último siglo, el cual fue perpetrado por Mark Chapman, afuera del departamento del ex–Beatle en Manhattan, Nueva York.

Hoy, Mark Chapman continúa en su celda en la prisión correccional de Attica, donde recientemente tuvo una audiencia para solicitar, por décima vez, su libertad condicional.

Lamentablemente para Chapman, su solicitud fue negada por el tribunal, pero lo que destacó de esta audiencia fueron las palabras que el criminal compartió, referente al acto que cometió y que terminó con la vida de John Lennon.

Durante dicha audiencia, realizada el pasado 19 de agosto, Mark Chapman se disculpó con Yoko Ono por lo que él llamó “un acto despreciable”.

Solo quiero reiterar que me disculpo por el crimen que cometí. No tengo excusa, fue por gusto propio. Pienso que el peor crimen que puede haber es hacerle daño a una persona inocente. Él [John] era extremadamente famoso. No lo asesiné por su personalidad o por la persona buena persona que era. Era un hombre de familia. Un ícono. Mark Chapman

Más adelante, Champan agregó las siguientes palabras:

Lo asesiné, como lo dije antes, porque era muy, muy, muy famoso y es la única razón y yo solo quería lograr mucho, mucho, mucho reconocimiento propio, fui muy egoísta. Mark Chapman

Y, finalmente, Mark Chapman hizo mención de Yoko en sus palabras durante su última audiencia (obtenidas por la Press Association):

Solo quiero agregar y hacer énfasis en que fue un acto muy egoísta. Lamento mucho todo el dolor que le causé a Yoko, pienso en eso todo el tiempo. Mark Chapman

Originalmente, Mark Chapman recibió una sentencia de 20 años a cadena perpetua en prisión, sentencia que fue virtualmente cumplida en el año 2000. Sin embargo, el tribunal de Nueva York le ha negado su libertad en 10 ocasiones a lo largo de las últimas dos décadas.