Sin lugar a dudas, David Bowie y Freddie Mercury son dos las leyendas más grandes e importantes de la historia de la música, y los fans siempre encontrarán la forma de inmortalizar su obra y legado, sea como sea. Incluso en forma de pastel.

La siguiente historia es corta, pero muy graciosa para los fans de Queen y David Bowie.

En el último episodio de The Great British Bake Off (el famoso reality show de retos culinarios), los participantes tuvieron que cocinar un pastel tridimensional inspirado en alguna figura que admiraran mucho, fuera de la disciplina que fuera.

Dos de los 12 participantes optaron por el camino del rock, ya que, por un lado, la concursante Laura Adlington creó un pastel de Freddie Mercury de flor de sauco y limón, mientras que, por otro lado, el participante Marc Elliott se aventuró a crear un pastel de David Bowie inspirado en el personaje de “Aladdin Sane”.

Lo más importante de todo esto no son las ideas en sí, sino el resultado de estos pasteles, ya que ambos participantes presentaron formas bastante distorsionadas de ambos íconos del rock, tanto así que Internet no perdonó y rápidamente se hicieron virales, provocando risas y burlas, pero también haciendo énfasis en que, pues, se acercaron bastante.

Al final de cuentas, crear un pastel con forma rostro humano tridimensional no debe ser tarea fácil, ni para el pastelero más experto del mundo, así que en este caso podemos decir que la intensión es lo que cuenta.