Fue durante el otoño de 1996 que los ya friccionados Soda Stereo arrancaron con la gira en favor de Comfort y Música Para Volar(1996), su galardonada contribución para las sesiones de MTV Unplugged que marcó todo un hito en la música hispanohablante.

Y es que la sesión de Soda Stereo destaca por una singularidad: la agrupación logró convencer al canal para que les permitieran tocar “parcialmente desenchufados“. A cambio, los argentinos prometieron una nueva orquestación, que haría de sus grandes clásicos piezas soberbias y complejas para escuchar e interpretar.

Ahora, sabemos que Soda Stereo anunciaría su separación un año más tarde, en mayo de 1997. Diferencias creativas y nuevos aires por respirar acabaron con la alineación latinoamericana que durante 15 años lo ganó todo. Ese cúmulo de emociones se posó como una nube negra sobre la gira de Comfort y Música para Volar, algo que ni el público ni la propia banda pudo ignorar.

Pese a esto, el triplete de músicos encabezado por Gustavo Cerati logró abarrotar durante dos noches seguidas el Teatro Monumental (hoy Teatro Caupolicán), en la capital chilena. Miles de santiagueños disfrutaron de un set memorable que se extendió por espacio de dos horas y que incluyó un par de sorpresas.

La velada arrancó con una opción inusual: “Génesis”, cover a sus co-nacionales y pioneros del rock argentino, Vox Dei. Luego, un combo de canciones pertenecientes a Sueño Stereo (1995), el que en aquel entonces era su más reciente material de estudio. “Entre Caníbales”, “Cuando Pase el Temblor” y “Persiana Americana” figuraron en la lista de los éxitos, mientras que la versión de “Vuelta Por el Universo“, original de la dupla Cerati–Melero, es ahora considerada casi una rareza. Y para culminar, uno de nuestros solos de guitarra favoritos con “Un Millón de Años Luz”.

En Chile, Soda Stereo es la banda internacional que más gente ha llevado al Estadio Nacional de Chile, superados solo por Los Prisioneros, que ostentan ese récord con sus dos presentaciones en el 2001.