Taylor Swift lanzó el 24 de julio su nuevo disco Folklore, con un éxito arrollador, en todas las plataformas digitales. Pero a los pocos días, la artista fue acusada de plagio por el logo de su álbum y rápidamente asumió el error y pidió disculpas.

La acusación fue planteada por Amira Rasool, fundadora de The Folklore, una marca de ropa de diseñadoras africanas. La empresaria decidió hacer el planteo a través de sus redes sociales etiquetando a la cantante, y sus publicaciones se hicieron virales.

Amira Rasool explicó en Twitter y en Instagram que el logo que estaba usando Taylor Swift en el merchandising de su nuevo disco pertenecía a su empresa. «Basándome en las similitudes del diseño, creo que el creador copió el logotipo de mi empresa», escribió entre otras cosas.

La cantante respondió muy rápido al pedido de Amira y pidió disculpas públicamente por su error. Además de cambiar el logotipo, Taylor se comprometió a contribuir económicamente con la empresa de Rasool.

«Admiro el trabajo que estás haciendo. Estoy feliz de poder hacer una contribución a tu empresa y de apoyar al consejo Black in Fashion con una donación», escribió la cantante en su Twitter, a lo que Admira respondió agradecida.