Pisándole los talones a «No Son of Mine», Foo Fighters lanza otra dosis de medicina a medianoche en forma de “Waiting on a War”.

Si la canción parece tener un peso especialmente emocional en sus letras,  es porque lo tiene. Dave Grohl relata la anécdota personal que inspiró la canción: 

«El otoño pasado, mientras conducía a mi hija a la escuela, se volvió hacia mí y me preguntó: «Papá, ¿va a haber una guerra?». Mi corazón se hundió cuando me di cuenta de que ella ahora estaba viviendo bajo la misma nube oscura que yo había sentido hace 40 años.  Escribí “Waiting on a War” ese mismo día. 

Todos los días esperando que caiga el cielo. ¿Hay más en esto que eso? ¿Hay más en esto que solo esperar una guerra? Porque necesito más. Todos lo hacemos. 

Esta canción fue escrita para mi hija, Harper, que merece un futuro, como todos los niños».